Skip to content

DUALIDAD MENTE-CEREBRO

09/01/2013

 

¿porqué somos como somos? ¿Qué caracteriza los rasgos de nuestra personalidad? ¿Es nuestro cerebro quien química y fisiológicamente  determina nuestra identidad o por el contrario es nuestro entorno y nuestras vivencias quienes determinan lo que somos?

Imagen J.O. y Gasset:“yo soy yo y mis circustancias”

Las alteraciones psiquiátricas sólo pueden entenderse a partir de una génesis multifactorial. En la depresión intervienen  factores biológicos (neurotransmisores cerebrales) y  factores psicosociales. Nuestras vivencias  interactúan con nuestro patrimonio genético. La salud mental es un fenotipo complejo influenciado por ambos tipos de factores.

Imagen

Una línea importante de investigación es la relacionada con nuestra vida emocional. A los enfoques psicosociales se han agregado  actualmente los enfoques neurobiológicos. Estos han estudiado las modificaciones bioquímicas causadas por el estrés.

El hipocampo es una estructura primordial para los procesos de aprendizaje y de memoria que puede ser afectada por la emoción y el estrés. En ese sitio hay una gran concentración de receptores a los glucocorticoides (“las hormonas del estrés”), por lo que se le considera una pieza clave para integrar la respuesta cognitiva, neuro-hormonal y neuroquímica a la emoción y el estrés.

Imagen

Esta disfunción hipocámpica se traduce al mismo tiempo por una serie de alteraciones de la memoria.  Los glucocorticoides generados por el estrés prolongado no sólo pueden reducir el volumen hipocampal sino que también afectan la modulación de la expresión genética, la inmunidad, la reproducción y la formación ósea. Las modernas técnicas de la imagenología han descrito alteraciones en esta estructura neuroanatómica en pacientes con experiencias traumáticas infantiles o sometidos a experiencias estresantes en la edad adulta (por ejemplo,en combate).

Imagen

La respuesta cerebral al estrés se relaciona íntimamente con el sistema inmunológico. La intercomunicación entre los sistemas nervioso e inmunológico se realiza no sólo por los neurotransmisores generados en el cerebro y las hormonas producidas por el sistema endócrino, sino también por células que regulan la respuesta inmune, como las citocinas, cuya acción sobre el cerebro y la conducta es un tema de investigación actual.

Mientras que Freud  descubría el enorme poderío de la fuerza mental y la dirigía hacia el análisis psicodinámico de las neurosis, Kraepelin concentraba sus esfuerzos en encontrar una posible alteración metabólica que fuera la causa de la demencia preacox (esquizofrenia) y de la psicosis maníaco-depresiva, cifrando todas sus esperanzas en la posibilidad de que se desarrollaran en el futuro nuevos remedios químicos con los que se pudieran tratar las alteraciones bioquímicas responsables de las enfermedades mentales mayores.

Ambas corrientes han enriquecido la comprensión, así como el abordaje terapéutico, del enfermo mental.

La génesis multifactorial continúa siendo el origen más viable para explicar la causalidad de las alteraciones del dualismo patológico mente-cerebro.

Las causas de la depresión son múltiples y muy complejas. Por una parte, están los factores  intrínsecos o biológicos en los que intervienen los neurotransmisores y los procesos neuroquímicos cerebrales y, por la otra, los de tipo psicosocial.

Todavía no sabemos si somos la suma de nuestras vivencias infantiles o si nuestras emociones y nuestros estados afectivos son resultado de nuestros pensamientos o de las acciones bioquímicas de nuestro cerebro.

Mientras que los factores genéticos parecen tener menor importancia etiológica en todas las dimensiones de la salud mental, el ambiente familiar es una influencia importante. Eventualmente los estudios genéticos moleculares podrán descubrir variables biológicas que permiten al individuo permanece mentalmente sano dentro de la adversidad ambiental. Si se descubren estas variables posiblemente podremos prevenir el riesgo de padecer de una enfermedad mental.

¿LA EMOCIÓN O EL ESTRÉS DAÑAN AL CEREBRO?

Imagen

Esta pregunta nuevamente nos remonta a finales del Siglo XIX, cuando Freud  publicó el caso de Anna O. quien había sido  víctima de una experiencia sexual traumática durante su infancia, que le afectó al grado de dejarle síntomas histriónicos.

Freud pensaba, ya en aquellos tiempos, que las vivencias desagradables son el origen etiopatológico de los trastornos mentales y emocionales, pero lo atribuía a mecanismos inconscientes, a un desequilibrio de las fuerzas psicológicas, en las que el ambiente tiene un pobre impacto.

Ni los psicoanalistas ni los psiquiatras biológicos le daban importancia al papel que desempeña el medio ambiente en el desarrollo de las enfermedades mentales. La emoción es una experiencia tan subjetiva que los científicos han tratado de estudiar el papel que desempeña el cerebro, pero se han concentrado en la medición de algunos procesos mentales tales como la percepción y la memoria. Mientras que los neurocientíficos han empezado a examinar cómo nuestro cerebro le da forma a nuestras experiencias y a nuestros recuerdos para generar el amplio y variado repertorio de las emociones humanas.

Las emociones determinan lo que somos, y destacan lo que deseamos y lo que no deseamos ser. Una de las áreas cerebrales más importantes que puede ser afectada por la emoción y el estrés es el hipocampo. Este desempeña un papel primordial en el aprendizaje y en la memoria. Las alteraciones de la memoria forman parte del cuadro clínico de la psicopatología relacionada con las alteraciones de los procesos estresantes.

 Imagen

Cuando exponemos a los animales de experimentación (roedores) a determinados eventos estresantes, se precipitan conductas semejantes a la depresión en seres humanos. Las principales características observadas en los animales son:  

Inhibición de la actividad motora, cambios en la conducta alimentaria, alteraciones en el sueño, disminución de la conducta competitiva y disminución de la respuesta cerebral a la estimulación.

Con el modelo animal denominado “depresión inducida por estrés”, se obtuvo una disminución en la concentración de norepinefrina en el locus coeruleus y en el líquido cefaloraquídeo, además de una conducta depresiva. Estos cambios bioquímicos en el sistema noradrénergico sugieren un papel primordial del hipotálamo en la etiología de la conducta depresiva.

Los pacientes con trastorno de estrés post-traumático (TEPT) presentan una gran variedad de alteraciones de la memoria, incluyendo a la llamada memoria de declaración. El hipocampo tiene una gran concentración de receptores de glucocorticoides, que son las llamadas “hormonas  del estrés”; y también tiene receptores de mineralocorticoides que contienen una enzima que metaboliza el cortisol. El hipocampo modula la liberación de glucocorticoides por medio de su efecto inhibitorio sobre el eje talámo-hipófisis-adrenal.Imagen.

Estos hallazgos señalan que el hipocampo es una pieza clave para integrar la respuesta cognitiva, neuro-hormonal y neuroquímica a la emoción y al estrés.

Los altos niveles de glucocorticoides que se presentan durante los periodos de estrés prolongado, dañan el hipocampo, lo que se manifiesta por la disminución de las divisiones dendríticas, la alteración de la estructura sináptica terminal y la inhibición de la regeneración neuronal. El efecto de los glucocorticoides sobre la fisiología del organismo que está expuesto al estrés es algo más complejo que la simple muerte celular en el hipocampo.

Los glucocorticoides tienen una gran variedad de efectos; además de afectar la fisiología cerebral, modulan la expresión genética, la inmunidad, la reproducción y la formación de hueso. Estos efectos pueden proteger al organismo durante ciertas situaciones de estrés, pero en otras, el efecto de los glucocorticoides puede dañarlo.

Algunos estudios con resonancia magnética para medir el volumen hipocampal en pacientes con historia de estrés severo durante la infancia o en sujetos que han estado en combate y que han desarrollado el TEPT, muestran la reducción del volumen hipocampal, sobre todo del lado izquierdo cuando se les compara con los grupos de controles sanos.

Imagen

La conclusión es que los estudios mencionados muestran una atrofia del hipocampo que parece ser específica para diagnosticar el TEPT.

En los pacientes que tuvieron una experiencia traumática en la infancia, se redujo más el volumen hipocampal izquierdo, mientras que en los pacientes de edad avanzada con TEPT, se observó atrofia hipocampal bilateral o del lado derecho. La explicación de estos diferentes hallazgos es que el hipocampo continúa desarrollándose después del nacimiento, o que el volumen hipocampal con una memoria hipofuncional desde el nacimiento, puede ser un factor de riesgo para desarrollar el TEPT.

Desde hace años se cree  que la exposición a un estrés duradero se relaciona con el inicio de un episodio depresivo. En las depresiones también se ha encontrado que se elevan los niveles de cortisol y se presentan trastornos cognoscitivos propios de la disfunción hipocampal.

Muchos científicos suelen decir que la mente es aquello que el cerebro hace. La creencia de que la mente desempeña un papel importante en la enfermedad física se remonta a las épocas más remotas de la medicina. También los pacientes aceptan que la actitud mental puede afectar el curso de su enfermedad.

La parte psicosocial ambiental y familiar de la conducta del individuo tiene indudablemente una repercusión sobre su biología y en la manifestación de ciertos síntomas que son típicos para cada enfermedad mental.

Mª Dolores Pérez Caballero

Anuncios

From → Uncategorized

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: